Cargando…

Postrimerías

⇠ anterior Estampas Cómo citar

Postrimerías. (Proyecto Orbis Imagines. Dir: Reyes Escalera Pérez. Universidad de Málaga). Disponible en https://orbisimagines.iarthislab.eu/estampas/vi-emblemas-y-empresas/simbolos-de-la-eternidad-de-juan-de-santiago/postrimerias/ [25 de mayo de 2024 07:34]
APA
& Cuesta García de Leonardo, M. (25 de mayo de 2024). Postrimerías. Orbis Imagines. https://orbisimagines.iarthislab.eu/estampas/vi-emblemas-y-empresas/simbolos-de-la-eternidad-de-juan-de-santiago/postrimerias/
MLA
y Cuesta García de Leonardo, María José. "Postrimerías". Orbis Imagines, Universidad de Málaga, 25 de mayo de 2024, https://orbisimagines.iarthislab.eu/estampas/vi-emblemas-y-empresas/simbolos-de-la-eternidad-de-juan-de-santiago/postrimerias/
Harvard
y Cuesta García de Leonardo, M. (2024) 'Postrimerías', Orbis Imagines, 25 de mayo de 2024. Disponible en: https://orbisimagines.iarthislab.eu/estampas/vi-emblemas-y-empresas/simbolos-de-la-eternidad-de-juan-de-santiago/postrimerias/ (Consultado: 11 de septiembre de 2023)
Turabian
y Cuesta García de Leonardo, María José, “Postrimerías”. Orbis Imagines. 11 de septiembre de 2023. https://orbisimagines.iarthislab.eu/estampas/vi-emblemas-y-empresas/simbolos-de-la-eternidad-de-juan-de-santiago/postrimerias/
Imágenes
Postrimerías.
Autores
Juan Díez
Técnicas
Grabado calcográfico
Iconclass
480. Representaciones simbólicas, alegorías y emblemas
Fecha inicial
1765
Inscripciones

ECCE TABERNACULUM DEI CUM HOMINIBUS. Ap. C. 21. ET REGNEBUNT IN SAECULA SAECULORUM. Ap. 11 [Este es el lugar donde Dios habita con los hombres. Ap. C. 21. Aquí reinarán por los siglos de los siglos Ap. 11] (ángulo superior derecho).

A, Praeteritae Prae/sentis, et futurae vi/tae demonstratio [Idea de la vida pasada, presente, y futura]. (centro superior).

B, In omnibus operi/bus tuis memorare novis/sima tua, et in aeternum non/ peccabis. Ecclesei. c. 7 [En todas tus obras acuérdate de tus Novissimos y nunca pecarás] (cartela de la derecha, parte superior).

OMNES NOS MANIFESTARI OPORTET ANTE TRIBUNAL CHRISTI. 2 ad Cor. C. 5 [Todos nosotros hemos de comparecer en el Tribunal de Jesu-Christo] (tondo derecho, parte superior).

FACTUS EST OMNIBUS OB TEMPERANTIBUS SIBI, CAUSA SALUTIS AETERNAE. Ad Hebr. 5 [Por los méritos de este Señor consiguen la salud eterna todos los que le obedecen] (óvalo central).

STATUTUM EST HOMINIBUS SEMEL MORI. Epist. Ad Hebr. C. 9 [Está decretado que todos los hombres mueran una vez] (tondo izquierdo, centro).

TAMQUAM AURUM IN FORNACE PROBAVIT ILLOS. Sap. Cap. 3 [Serán purificados como el oro en el crisol] (tondo central, parte inferior).

QUALE GAUDIUM MIHI ERIT, QUI IN TENEBRIS SEDEO, ET LUMEN COELI NON VIDEO! Tob., 5 [¿Cómo puedo alegrarme, estando en tinieblas, y sin ver la luz del Cielo?]; los niños entre sí dicen: non nobis [no para nosotros] (tondo izquierdo, parte inferior).

C. Utinam saperent et intelli/gerent, ac novissima providerent./ Deut. c. 32 [Ojalá que los Pecadores volviesen sobre si, para considerar, y prevenir los Novisimos] (cartela central, parte inferior).

QUI DESCENDERIT AD INFEROS NON ASCENDET. Iob. Cap. 7 [El que una vez bajare al Infierno, nunca saldrá de él] (tondo derecho, parte inferior)

En la vía por la que un niño llamado Q desciende a K, al Limbo, pone: Judicia via abyssus multa Ps. 35 [Tus juicios, Señor, son un abysmo profundissimo]. En la vía que transita un niño bautizado, L, camino a la Gloria, pasando a penas por el óvalo de la crucifixión, D, pone:  Si autem Filii /et hoeredes. Ad Rom. C. 8 [Si somos hijos, también somos herederos]. La persona M, muerta en paz (acostada, orando con una cruz), tiene una vía que pasa por D (aprovecha los méritos de la pasión), pasa por su juicio particular F, y se dirige a la Gloria, H, conducido por un ángel. En su vía: Pretiosa in conspectu Domini mors/ Sanctorum ejus. Psalm. 115/ Justi autem in vitam aeternam. Mat. 25 [La muerte de los Santos es de mucho precio en la estimación del Señor]. La persona N, de muerte inesperada, no estaba preparada para la misma. Su camino aprovecha los méritos de la pasión al pasar por D, va a su juicio, al Purgatorio y a la Gloria, conducido por su ángel; los textos dicen: Redde rationem/ Villicationis tuae. Luc. 16;/ Ipse autem salvus erit:/ Sic tamen quasi per ignem. 1ª ad Cor. 3;/ Transivimus per ignem et eduxisti nos in refrigerium. Psalm. 65 [Da cuenta de tu administración; Él será salvo, pero pasando antes por el fuego; Pasamos por el fuego y nos has traído al refrigerio]. La persona denominada O, accidentado que no muere aunque está al borde, tiene una vía que, aunque atraviesa D, no llega a su juicio y vuelve a la vida; el texto dice: Redde quod debes. Patientiam/ habe inmo, et omnia reddam tibi/ misertus autem dominus di/ misit eum. Mat. 18 [Paga lo que debes. Ten, Señor, paciencia conmigo, y te daré entera satisfacción. El Señor, usando de su clemencia, le concedió lo que pedía]. El personaje P, dentro de E, sentado cómodamente, abrigado y con un jamón, denotando opulencia, es un pecador que, al morir, no pasa por D y en su juicio es condenado y arrastrado por un demonio al infierno; los textos: Mors peccatorum pessima. Psal. 33;/Jam judicatus est. Joa. 3; / Et ibunt hi in supplicium aeternum. Mat. 25 [La muerte de los pecadores es infelicísima. Los que asi mueren, ya están juzgados y condenados por sus obras. Los malos irán al castigo eterno].

Firmas

Joan. Diez scul./ Cord. Aº 1765. (Parte inferior, a ambos lados de la cartela).

Descripción

Las escenas figuradas son las postrimerías: muerte, juicio particular, bienaventuranza e infierno.  Se disponen en círculos rodeados de texto; todo se titula con letras mayúsculas lo que implica un orden muy concreto en la lógica de su lectura e interpretación y desarrollan las posibles situaciones para el alma, después de fallecer, con los lugares y sus recorridos; cada círculo está conectado con otros por caminos específicos que transitan las almas junto con textos explicativos.

En el óvalo central, D, se representa a Cristo en la cruz junto con los símbolos de la pasión. La inscripción que le rodea alude al carácter redentor de esta, necesaria para lograr la bienaventuranza a casi todas las almas, las cuales deben de pasar por este óvalo, que se sitúa en el centro de la lámina y casi todos los caminos le atraviesan. El círculo E es el inicial ya que representa el momento de la muerte con personas que fallecen en determinadas circunstancias. Y de cada una de ellas parte un camino hasta llegar a su estado de felicidad o sufrimiento eterno. Las personas son: un niño, L; un enfermo en cama M; dos personas accidentadas, N y O; una persona pecadora, P, y otra que muere sin bautizar, Q. El texto insiste en el carácter universal de la muerte. El siguiente círculo es F, el Juicio particular del alma: Cristo, desde un trono de nubes, juzga manifestando su poder. Está flanqueado por la Virgen y un santo, arrodillados sobre nubes, intercesores del alma que se juzga. Esta, entre un ángel y un demonio con la lista de sus acciones, hace gestos de súplica: es un condenado. Otra alma se introduce con un ángel para ser juzgada. El texto insiste en la universalidad de tal juicio. Sigue el círculo G, el Infierno, en la esquina inferior derecha, debajo del círculo del juicio y en la esquina opuesta al círculo de la Gloria: el infierno, abajo, ya que es un pozo inmenso dentro de la tierra. En él preside un demonio rodeado de otros más pequeños y de almas, en un mar de llamas. Tiene cabeza y cuernos de carnero, alas de murciélago, pechos de mujer, garras en pies y manos; en el bajo vientre, un extraño rostro, y detrás, cola. La inscripción insiste en el carácter eterno de sus penas. En tal círculo se introduce, arrastrado por un demonio, el condenado en la escena del juicio, que es el fallecido pecador. El círculo H es la Gloria; está en la esquina superior izquierda. En el interior, en su parte superior, Dios Padre, con la esfera del mundo en su regazo y el triángulo divino en su cabeza; sentado, habla con su Hijo al que tiene enfrente. Entre ellos y arriba, la paloma del Espíritu Santo, como los anteriores, irradiando luz. En el centro pero un poco debajo de la Trinidad, la Virgen, sentada, con las manos unidas como orando y rodeada de personas, incluidos niños. Todos ellos, también sentados en nubes, dirigen sus brazos y miradas hacia la Virgen, como conversando. Completan la escena algunos ángeles. Y tres vías se introducen, dos con ángeles que conducen a personas y otra por la que llega un niño; todos han hecho su ruta desde E. Los textos señalan el carácter eterno de la bienaventuranza. El siguiente círculo es I, el Purgatorio, representado por un gran recipiente metálico, cuyo contenido está repleto de llamas, entre las que aparecen personas orantes y suplicantes. Solo una vía entra en esta escena, la de la persona N, quien después de su juicio, se depura en el Purgatorio y sigue a la Gloria, conducida por su ángel. El texto insiste en el carácter purificador y transitorio de este estado. El último círculo según el orden fijado es el identificado por la letra K. Está en el ángulo inferior izquierdo, debajo del círculo E y es el Limbo, donde irían las almas de los niños que mueren antes de ser bautizados, por lo que no han sido redimidos del pecado original; es el caso de Q, cuyo camino transita sin pasar por ningún otro espacio desde E hasta K. Está en las profundidades de la tierra y los niños que ahí están, nunca verán a Dios. Por eso, con un fondo oscuro, cuatro niños, gesticulando y hablando entre ellos, dicen: non nobis, señalando su imposibilidad de acceder a la bienaventuranza.

Interpretación simbólica / alegórica

Los círculos contenedores de las escenas estructuran la lámina y continuamente recuerdan el concepto de lo eterno. Cada círculo es una escena que, al margen de la central, alusiva a la pasión de Cristo, reproducen los momentos correspondientes a las postrimerías o «novísimos». Al figurar todos esos sitios y recorridos, se elabora un mapa que es un perfecto ars memoriae a tener en cuenta para el futuro de toda persona.

Fuentes

Santiago, J. de. Doce Symbolos de la Eternidad que la declaran algun tanto. Obra posthuma que compuso el siervo de Dios Padre Juan de Santiago de la Compañía de Jesus. La da a la luz publica un devoto de este insigne Varon, quien la consagra al Santissimo Christo de las Animas, que se venera en Córdoba en su Hermita del Campo de la Verdad. Con licencia en Córdoba: En la Imprenta de D. Julian Diaz, por Francisco Villalon. Año 1765, s.p.

Localización o procedencia de la imagen

Copia digital realizada por la Biblioteca Virtual de Andalucía del original conservado en la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque (Montilla, Córdoba). Sign: 14838-5AC.
http://www.bibliotecavirtualdeandalucia.es/catalogo/es/catalogo_imagenes/imagen.cmd?path=150997&posicion=1&registrardownload=1

Observaciones

Según mi estudio sobre estas estampas, podemos afirmar que el autor intelectual es Juan de Santiago, aunque no conste en la misma.

Bibliografía
  • Cuesta García de Leonardo, M.ª J. (2020). La imagen retratada y la emblemática en torno a un jesuita cordobés de la primera mitad del siglo XVIII. En C. López Calderón y J.M. Monterroso Montero (Eds.). El sol de Occidente. Sociedad, Textos, Imágenes simbólicas e interculturalidad (pp. 188-205). Andavira y Universidad de Santiago de Compostela.
  • Cuesta García de Leonardo, M.ª J. (2022). Las empresas de la eternidad. Juan de Santiago y la retórica verbo-visual jesuítica. Colección Laeta Fama 1, Universitat de València.
  • Ramírez de Arellano y Gutiérrez, T. (1873). Paseos por Córdoba, ó sean apuntes para su historia, tomo III, pp. 252-254. En Córdoba, Imprenta de D. Rafael Arroyo (Ed. Facsímil, editorial Maxtor, 2003).
  • Valdenebro y Cisneros, J. M. (1900). La imprenta en Córdoba, ensayo bibliográfico, Establecimiento tipográfico «Sucesores de Rivadeneyra».
Redactor
María José Cuesta García de Leonardo