Cargando…

Cristóbal de Santa Catalina repartiendo pan a los pobres

⇠ anterior Estampas Cómo citar

Cristóbal de Santa Catalina repartiendo pan a los pobres. (Proyecto Orbis Imagines. Dir: Reyes Escalera Pérez. Universidad de Málaga). Disponible en https://orbisimagines.iarthislab.eu/estampas/i-la-estampa-devocional/otros/cristobal-de-santa-catalina-repartiendo-pan-a-los-pobres/ [2 de julio de 2022 04:15]
APA
Prieto Hames, P. (2 de julio de 2022). Cristóbal de Santa Catalina repartiendo pan a los pobres. Orbis Imagines. https://orbisimagines.iarthislab.eu/estampas/i-la-estampa-devocional/otros/cristobal-de-santa-catalina-repartiendo-pan-a-los-pobres/
MLA
Prieto Hames, Pablo. "Cristóbal de Santa Catalina repartiendo pan a los pobres". Orbis Imagines, Universidad de Málaga, 2 de julio de 2022, https://orbisimagines.iarthislab.eu/estampas/i-la-estampa-devocional/otros/cristobal-de-santa-catalina-repartiendo-pan-a-los-pobres/
Harvard
Prieto Hames, P. (2022) 'Cristóbal de Santa Catalina repartiendo pan a los pobres', Orbis Imagines, 2 de julio de 2022. Disponible en: https://orbisimagines.iarthislab.eu/estampas/i-la-estampa-devocional/otros/cristobal-de-santa-catalina-repartiendo-pan-a-los-pobres/ (Acceso: 10 de febrero de 2021)
Turabian
Pablo Prieto Hames, “Cristóbal de Santa Catalina repartiendo pan a los pobres”. Orbis Imagines. 10 de febrero de 2021. https://orbisimagines.iarthislab.eu/estampas/i-la-estampa-devocional/otros/cristobal-de-santa-catalina-repartiendo-pan-a-los-pobres/
Imágenes
Cristóbal de Santa Catalina repartiendo pan a los pobres
Cristóbal de Santa Catalina repartiendo pan a los pobres. Biblioteca Nacional de España.
Autores
Juan Díez
Técnicas
Grabado calcográfico
Iconclass
11H. Santos varones
Fecha inicial
1762
Medidas. Huella
275 x 192
Inscripciones

Mi providencia y tu Feè han de tener esto en Pie (filacteria superior).

Tomad Hixos mios lo que os da el Señor, y dezid conmigo todos a una Voz. Los Angeles Cantan y dizen a Dios=Dios sea bendito=Bendito Sea Dios (filacteria inferior).

El Pasmo de Penitencia de los Desiertos, El Pe. de los Pobres, El Heroe en las Virtudes, El Fundador de la Hospitalidad de Pobres Hnos y Hnas. De Jesus Nazo. El Ve.Pe y Siervo de Dios Xptoval de Sta. Catarina Presbo. Natural de Merida. murio en Corva. en 24= de Julio de 1690. Yaze su Cuerpo en el Hospl de Corva. Casa 1a. del Instituto. Escribio Su Vida el Ve.Pe Fr. Franco. Posadas. Y se dedica a el Illmo. y Rmo. Sr. D. Martin de Barzia, Obpo de Corva. Juez en los Procesos para la Beatificacion de el dhô V. P.Xptoval (inscripción al pie).

Firmas

Ioan. Díez. Sculp. Corva. Aº de 1762 (parte inferior derecha).

Descripción

En esta calcografía quedan recogidas dos escenas. Por un lado, en la primera y central, se representa al padre Cristóbal de Santa Catalina saliendo del hospital en compañía de sus hermanos para socorrer a las personas necesitadas. Lleva un saco colgado a un hombro con comida que ofrece a niños y mujeres. Por otro, en la escena privada que se vislumbra a través de un arco de medio punto, aparece reflejada la vida interior del hospital, en la que las hermanas se encargaban del cuidado de los enfermos, guiadas por la máxima: “Mi providencia y tu Feè han de tener esto en Pie”.

Interpretación simbólica / alegórica

El beato padre Cristóbal de Santa Catalina, natural de Mérida, nació el 25 de julio de 1638 en el seno de una familia humilde y cristiana. A una corta edad, sintió el deseo de ayudar a las personas y una fuerte sensibilidad religiosa, cualidades que le condujeron a trabajar como enfermero en el Hospital San Juan de Dios de su ciudad. Su vida dio un giro inesperado cuando fue destinado a trabajar, como ayudante del Capellán, en uno de los tercios españoles de la Guerra hispano-portuguesa, labor que puso su vida en peligro en varias ocasiones. Tras enfermar gravemente en la misma, marchó al domicilio familiar para lograr recuperarse. Será en este momento, durante su convalecencia, cuando reflexione sobre la idea de canalizar su vida y fe a través de la soledad. Esta actividad le llevó a tomar la decisión de vivir una vida eremítica, por lo que tomó sus pocas pertenencias y marchó hacia el Bañuelo “lugar y desierto a donde Dios le destinaba”, ubicado en la Sierra de Córdoba. Allí, afincado en una ermita, vivió una vida de penitencia, de la que cualquier persona juzgaría ”locuras, los pasos penitentes de la Cruz; donde el silencio parece simpleza, la humildad desestimación, la desnudèz miseria, y toda mortificación locura”.

En 1670 profesa en la Orden Tercera de San Francisco de Asís y se le atribuye el sobrenombre de “Santa Catalina”. Tres años después, tras apreciar la precariedad que atravesaban las personas y el contexto social de extrema pobreza generalizada, colaboró con la cofradía Jesús Nazareno, quienes le cedieron la Casa de Jesús, compuesta por una ermita y un hospital.

Una vez que Cristóbal de Santa Catalina abandonó el hábito franciscano para dirigir el hospital, comenzó la andadura de la Hospitalidad Franciscana de Jesús Nazareno, a la que se fueron incorporando, por un lado, hermanas para cuidar a las mujeres y niños y, por otro, hermanos para pedir donativos con los que sostener la fundación. Desde este momento, el padre Cristóbal se encomendó a Jesús Nazareno para garantizar la provisión de las atenciones necesarias a toda persona que lo necesitara como mujeres impedidas, ancianas o bandoleros. Por este motivo, “mandó hacer un quadro de JESUS Nazareno, que puso sobre los umbrales de la Enfermeria de las pobres, con esta Incripcion, con que el Señor le decía: Mi providencia, y tu fè, han de tener esto en pie”. Consecuentemente, esta frase se convirtió en el pilar fundamental sobre el que se sustentaba toda la fundación.

No será hasta 1690, cuando el Padre Cristóbal de Santa Catalina deje de atender a las personas necesitadas tras una epidemia de cólera que infectó a la ciudad y se llevó su vida. Tras ser asistido, en vano, por el Beato Francisco de Posadas, Teodoro Ramírez de Arellano cuenta en Paseos Por Córdoba (1873) cómo el Padre Cristóbal alcanzó tal grado de santidad que, al momento de morir, todos los cordobeses quisieron ver su cadáver para tocar sus rosarios, así como disputarse cualquier objeto -como si de una reliquia se tratase- que le hubiese pertenecido.

Localización o procedencia de la imagen

Biblioteca Nacional de España. Sala Goya: Bellas Artes. Dos ejemplares disponibles: INVENT/30130, INVENT/36274.

Estampa digitalizada por la Biblioteca Digital Hispánica:
http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000020185

Bibliografía
  • Cosano Moyano, F. (1999). Iconografía de Córdoba: Siglos XIII-XIX. Catalogación de imágenes urbanas, heráldicas, hagiográficas y de poblaciones de su antiguo reino. Cajasur publicaciones.
  • Páez Ríos, E. (1982). Repertorio de grabados españoles en la Biblioteca Nacional. Ministerio de Cultura. t. I, p. 287.
  • Posadas, F. de. Vida, y virtudes del Venerable Siervo de Dios el Padre Christoval de Santa Cathalina… En Córdoba, Oficina de Diego y Juan Rodríguez, [1764]
  • Ramírez de Arellano y Gutiérrez, T. (1873). Paseos por Córdoba, ó sean apuntes para su historia, tomo 1. En Córdoba, Imprenta de D. Rafael Arroyo (Ed. Facsímil, editorial Maxtor, 2003).
Redactor
Pablo Prieto Hames